24 julio 2017

COMO SE FORMA LA AUTOESTIMA.-

¿Qué es la Autoestima?



Son las creencias que tenemos acerca de nosotros mismos, aquellas cualidades, capacidades, modos de sentir o de pensar que nos atribuimos, conforman nuestra “imagen personal” o “autoimagen”. La “autoestima” es la valoración que hacemos de nosotros mismos basados en las sensaciones y experiencias adquiridas a lo largo de la vida. Sentirse listo o tonto, capaz o incapaz, nos gustamos o no. Esta autovaloración es de suma importancia, pues de ella dependen en gran parte la realización de nuestro potencial personal y nuestros logros en la vida. 



Las personas que se sienten bien consigo mismas, que tienen una buena autoestima, son capaces de enfrentarse y resolver los retos y las responsabilidades que la vida plantea. En cambio, aquellos que tienen una autoestima baja suelen autolimitarse y fracasar.

Las personas somos complejas y muy difíciles de definir en pocas palabras, por eso es importante no hacer generalizaciones a partir de uno o dos aspectos; así: 

  • Podemos ser muy callados en casa pero muy habladores con los amigos. 
  • Ser un mal jugador en un deporte no significa que lo seamos en todos. 
  • Que no nos vaya bien en matemáticas no indica que nos vaya mal en todas las materias. 

Entonces, ¿Cómo se forma la Autoestima?

El concepto de uno mismo va desarrollándose poco a poco en el trascurrir de la vida, cada etapa aporta en mayor o menor grado, experiencias y sentimientos, que darán como resultado una sensación general de valía e incapacidad.


· En la infancia, descubrimos cosas tales como: somos niños o niñas, tenemos manos, piernas, cabeza y otras partes de nuestro cuerpo. Aprendemos que somos seres distintos de los demás, que existen personas que nos aceptan o nos rechazan. Todo lo anteriormente mencionado en nuestras experiencias tempranas de aceptación o rechazo por parte de los demás, es cuando comenzamos a formar una idea de lo que valemos, por lo que valemos o dejamos de valer.

· En la adolescencia, es una de las etapas más importantes y críticas en el desarrollo de la autoestima. El joven necesita forjarse una identidad firme y conocer a fondo sus posibilidades como individuo; también precisa apoyo social por parte de otros cuyos valores coincidan con los propios, así como hacerse valioso para avanzar con confianza hacia el futuro. Es la época en la que el muchacho pasa de la dependencia de la familia a la independencia, a confiar en sus propios recursos. Una niñez vivida con fuerte autoestima facilita superar las crisis y alcanzar una buena madurez. Si se siente poco valioso corre el peligro de buscar la seguridad que le falta por caminos aparentemente fáciles y gratificantes, pero a la larga destructivos como la drogadicción. 

Las personas con baja autoestima tienen una forma inadecuada de pensar, tienen una visión muy distorsionada de lo que realmente son; al mismo tiempo, estas personas mantienen unas exigencias extraordinariamente perfeccionistas sobre lo que deberían ser o lograr. La persona con baja autoestima mantiene un diálogo consigo misma que incluye pensamientos como: 

  • Sobregeneralización: A partir de un hecho aislado se crean reglas universales, generalizan, para cualquier situación y momento: Si han fracasado una vez piensan que siempre fracasarán. 
  • Designación Global: utilizan términos muy negativos para describirse así mismos. Es usual escuchar frases como !Que torpe (soy)! en vez de describir el error concretando el momento temporal en que sucedió. 
  • Autoacusación: se sientes culpables de todo. La culpa es mía!, o Cómo no me pude dar cuenta! 
  • Personalización: Suponemos que todo tiene que ver con nosotros y nos comparamos negativamente con todos los demás. !Tiene mala cara, qué le habré hecho!. 
  • Lectura del Pensamiento: suponen que no le interesan a los demás, que no son del gusto de los demás, creen que piensan mal de ti sin evidencia reales de ello. Son suposiciones que se fundamentan en cosas peregrinas y no comprobables. 
  • Falacias de Control: Sienten que tienen una responsabilidad total con todo y con todos, o bien sientes que no tienes control sobre nada, que se es una víctima desamparada. 
  • Pensamiento Polarizado: Pensamiento de todo o nada. Se llevan las cosas a sus extremos. Se tienen categorías absolutas. Es blanco o negro. Estás conmigo o contra mí. Lo hago bien o mal. No se aceptan ni se saben dar valoraciones relativas. O es perfecto o no vale. 
  • Razonamiento Emocional: Se sienten solos, sin amigos y creen que este sentimiento refleja la realidad sin parar a contrastarlo con otros momentos y experiencias. "Si es que soy un inútil de verdad"; porque "siente" que es así realmente.

Aplica este conocimiento para conocerte más a ti mismo y formarte así una fuerte Autoestima que te permita sobrepasar los obstáculos y llegar a donde te lo propongas.